• Inglés
  • Español

Biografía

Reconocido como uno de los más importantes directores de orquesta de Cuba y América Latina, Del Prado ha sido Titular de la Sinfónica Nacional de Cuba, la Orquesta del Gran Teatro de La Habana y la Orquesta de Baja California, México. Como invitado se ha presentado con una veintena de agrupaciones sinfónicas de Europa, Asia, Estados Unidos y América Latina.

Su versatilidad ha sido probada en la música sinfónica, la ópera y el ballet. Actualmente es director asistente de la University of Southern Mississippi Symphony Orchestra, así como Director general de la Orquesta de cámara de La Habana, fundada por él en 2006.

Del Prado ha  trabajado con eminentes artistas como el Maestro Daniel Barenboim, a quien asistió en la Deutsch Staatsoper Unter den Linden, y la Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso cuya compañía -el Ballet Nacional de Cuba- ha dirigido musicalmente.

Su repertorio abarca todos los períodos de la música pero la crítica ha resaltado particularmente sus interpretaciones de los grandes compositores románticos y de la primera mitad del siglo XX. Él tuvo a su cargo el estreno en Cuba de “La Historia del soldado”, de Igor Stravinsky.

Del Prado, quien nació en la ciudad de Holguín (Cuba), estudió violín y viola antes de obtener su licenciatura en Dirección orquestal Summa Cum Laude del Instituto Superior de Arte de La Habana. Durante sus años de estudiante universitario se desempeñó como director de la Orquesta de cámara del Instituto y fue responsable de la fundación del Movimiento de orquestas sinfónicas juveniles y de la Sinfónica juvenil de La Habana.

Con solo veinticinco años de edad asumió la Dirección titular de la Sinfónica Nacional de Cuba, puesto que mantuvo durante casi diez años a través de los cuales condujo más de 200 conciertos que incluyeron obras del repertorio internacional de todos los tiempos, así como estrenos mundiales y locales. Del Prado reorganizó el trabajo y programación de dicha orquesta y dirigió giras internacionales y nacionales, así como grabaciones de música para cine, discos compactos y presentaciones en programas televisivos.

Del Prado, el único director cubano que ha interpretado la Integral de las sinfonías de L. V. Beethoven en conciertos consecutivos, ha sido invitado a dirigir numerosas orquestas sinfónicas tales como la Staatkapelle Berlin, Alemania; la Sinfónica Nacional de Estados Unidos, la Filarmónica de la Ciudad de México; la Real Orquesta sinfónica de Sevilla, España; la Sinfónica del Ballet Central de Beijing, China; la Sinfónica de Xalapa, México; la Filarmónica de Gran Canaria, España; la  Pacific Symphony, EE.UU; la Virginia Symphony Orchestra, EE.UU; y la Sinfónica de la Comunidad de Madrid, España.

 

La ópera la ha dado la oportunidad de colaborar con importantes artistas como el Maestro Luigi Alba, con el cual trabajó durante tres años en la temporada organizada por la Asociación Pro-lírica de Lima, Perú. En los dos últimos años fue director musical general de “Lucia de Lammermoor” y “L’Elisir d’amore”, de G. Donizetti, producciones del Palacio de Bellas Artes de México presentadas en el Centro Cultural Tijuana.

 

Por su parte el mundo del ballet lo ha llevado a dirigir musicalmente importantes compañías como el Ballet Nacional de Cuba y el Deutsch Staatsoper Unter den Linden Ballet, con las cuales condujo giras por Estados Unidos, España y China.

 

Es importante destacar que luego de verlo dirigir, el Maestro Daniel Barenboim invitó a Del Prado a asistirlo en el estreno de la producción del Ballet “Cascanueces” por la Deutsch Staatsoper Unter den Linden (1999). El estreno en Cuba del mismo ballet, coreografiado por Alicia Alonso y presentado por el Ballet Nacional de Cuba, también tuvo lugar bajo su dirección musical.

 

La enseñanza es parte de su currículo. En 1996 ofreció un curso de interpretación en el Conservatorio Nacional de Lima, Perú, y en el 2000 fue el organizador y director artístico del Primer Taller para jóvenes directores de orquesta de América Latina y el Caribe, celebrado en Santo Domingo, República Dominicana.

 

Del Prado ostenta la “Distinción por la Cultura Nacional”, uno de los más altos honores conferidos a relevantes personalidades del mundo cultural de Cuba.